Sí a las encuestas.

Si algo deben exigir los consejeros del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en la selección de sus coordinadores de organización federal estatal así como en los diferentes distritos, es que las encuestas se lleven a cabo de forma real, que se respeten los tiempos y que se prioricen los estatutos del partido para que no terminen repitiendo las mismas vejaciones sistémicas que los demás institutos políticos hacen al no tomar en cuenta a su militancia.

Es mucha la rumorología que señala que será la dedocracia la que elija a sus favoritos y quieren pasar por encima de hombres y mujeres que tienen un camino sin manchas, limpio pues: un camino forjado como ciudadanos honestos y, sobre todo, que cuentan con el visto de bueno de la población; me refiero a hombres y mujeres que sí representan la ideología con la que fue creado el partido y están lejos de esas deshonras que el pasado les restriega en la cara a los demás colores.

Porque debe quedar muy en claro que de darse ese modo sucio, al vil y rancio estilo de la política añeja que heredó el Revolucionario Institucional, Morena en Chiapas estaría condenándose a ser más de lo mismo que tanto ha criticado Andrés Manuel López Obrador, y todo su discurso quedaría como simple palabrería hueca lanzada sólo para cooptar adeptos.

Son muchos los mensajes que han puesto en alerta a la militancia que algunos personajes pretenden fingir una encuesta (¿dónde hemos oído eso?) y sólo arrojar nombres que les sirvan para sus fines y así puedan imponer a algunos personeros que, aunque saben que no representan nada, van a jugar al perder ganando (más de lo mismo).

Es triste que si ese era el objetivo de los hermanos López Obrador debieron, al menos, evitarse tanta bulla. Ahora, incluso, hasta el mismísimo doctor Óscar Gurría (que no fue favorecido en la elección donde pretendía ser coordinador estatal) anda buscando dónde colarse porque quiere, a como dé lugar, estar en las boletas del 2018 y ocupar un espacio (el hambre de poder es cabrona).

¿No se supone que al haber participado en la elección interna por la Coordinación Estatal y no ser favorecido debió apegarse a los estatutos y trabajar en la consolidación del proyecto de nación que promueve Andrés Manuel, más allá de esa búsqueda por entrar como cuña forzada?, ¿no todos aquellos que no salieron beneficiados deberían cerrar filas en pro del partido y dejarse de egoísmos cínicos que tanto daño le han hecho ya al país? Ahora resulta que no es así, que en realidad terminan teniendo la misma voracidad que los políticos a los que tanto critican.

Esperemos, lo digo en serio, que en Chiapas Morena retome el camino y se respeten las encuestas, que se apliquen y no se caiga en esa farsa, en el montaje, en la simulación que es tan repudiada por los chiapanecos y que es una herencia maldita de la política que tiene a México en las condiciones que hoy conocemos. Esperemos que sean éstas las que terminen arrojando los resultados y que hablen fuerte, que sea el eco de sus militantes quien diga quiénes deben ir al frente, como capitanes de batalla, en la lucha por los puestos de elección popular.

Mientras eso pasa seguiremos pendientes de cómo se siguen moviendo las aguas en Morena y qué destino llevan las siguientes coordinaciones. Hay gente muy valiosa en las encuestas, chiapanecos que tienen buena trayectoria y que pueden aportar la credibilidad, que pueden aportar sus conocimientos, su preparación académica y su responsabilidad y compromiso con Chiapas. Éstos son los que deberían ser electos. Es lo justo. Es lo que debería ser.

Manjar

Ayer, el presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, Willy Ochoa Gallegos, acompañado de los integrantes de los grupos parlamentarios, señaló que el fondo de financiamiento aprobado el pasado domingo primero de octubre será revisado por la Auditoría Superior de la Federación y la Función Pública, como marca la ley anticorrupción. El tope de dicho fondo es de 995 millones de pesos y podría o no ser utilizado. Tiempo al tiempo para ver si lo dicho se lleva a cabo y ese dinero no termina desviado a otras prioridades como las campañas, pienso yo.

No hay comentarios

Tu opinión cuenta!