Código Nucú

0
115

Por César Trujillo

Zamora Morlet, el Tartufo de la Costa

El viernes pasado, el diputado federal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) por el Distrito XI, Enrique Zamora Morlet, dio su informe de actividades legislativas en la Perla del Soconusco, es decir, en una sede que no le corresponde y que pertenece al Distrito Electoral Federal XII al que conforman los municipios de Frontera Hidalgo, Metapa, Suchiate, Tuxtla Chico y tres cuartas partes del municipio de Tapachula (quedando fuera del distrito únicamente el extremo norte de este municipio). Al parecer a ese este espacio se aferró para evitar que nadie le reclamara nada, pues en Huixtla, sede del Distrito XI que “representa”, es un perfecto desconocido.

Sus allegados afirman que el legislador se refugió en Tapachula bajo el pretexto de que es presidente de la Comisión de Asuntos Frontera Sur- Sureste y bajo la premisa de que está comprometido en “seguir trabajando por su gente”. Curioso es que todos los legisladores federales o locales (ungidos por el fraude electoral del 2015 que trae al PVEM en la lona) ponderen el “trabajo en pro de la gente” cuando se pavonean fuera de las zonas que les corresponden: lo hizo Carlos Penagos al dar su informe en el parque Bicentenario, al poniente de la ciudad siendo diputado local por el oriente, usurpando la plaza del diputado local del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Willy Ochoa Gallegos. Ahora lo hizo Zamora Morlet al meterse a la casa de otro priista, el diputado federal, Samuel Chacón.

Ahora resulta que no sólo se debe estar presionando a los legisladores para que cumplan con la encomienda de legislar más allá de la sumisión, el camaleonismo y el entreguismo que los caracteriza, sino que se les debe regalar un mapa y una brújula para que se ubiquen. Pese a lo que argumente el diputado, la cabecera del Distrito XI es Huitla y lo conforman Amatenango de la Frontera, Bejucal de Ocampo, Cacahoatán, El Porvenir, Huehuetán, La Grandeza, Mazapa de Madero, Mazatán, Motozintla, Siltepec, Tuzantán, Unión Juárez y el extremo norte del municipio de Tapachula. Pero más allá de ello, ¿qué ha hecho Zamora Morlet como para poder dar un informe legislativo y venderse como chile de todas las salsas?, ¿cuál es el avance en su Comisión de Asuntos Frontera Sur- Sureste o cuál es su desempeño como legislador? Si usted entra a buscar en la página del Congreso de la Unión verá que está en decenas de iniciativas, pero en la gran mayoría es adherente o suscribe las iniciativas de otros diputados. Sus iniciativas —propuestas desde el 2015 a la fecha— son nueve, y de las cuales seis están pendientes de aprobar, dos han sido aprobadas y una ya fue desechada basada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

A su informe, como al informe de Penagos y al de las diputadas y diputados de otros distritos, llegaron sus allegados y toda aquella clase política y de funcionarios que se cubren con la misma sábana. E incluso, se cuelga medallas que sabe no le corresponden en el fondo, por ejemplo, la ampliación de tres a siete días la estadía para visitantes guatemaltecos y beliceños por medio de la Tarjeta de Visitante Regional (TVR) que, si bien él propuso desde octubre del 2015, no había pasado por su incapacidad, su falta de aliados y su nulo desempeño en el cabildeo con sus compañeros (factor primordial para que las iniciativas pasen), y todo eso hizo que ésta se estancara. Zamora sabe perfectamente que el Senado aprobó la iniciativa en mayo porque estaba en la antesala de la visita de Estado del presidente Enrique Peña Nieto en la cual atestiguó la firma de distintos convenios de colaboración, pero quiere dar atole con el dedo.

Yo quisiera saber a qué se refiere el diputado del tucán cuando dice que en su labor legislativa ha hecho “muchas cosas” (¿emulación a #LadyWuuu o método de escape para no decir que no ha hecho nada?) porque esas “muchas cosas” simplemente no están a la vista de nadie. Lo que sí es que habrá que preguntarle al senador del PVEM, Luis Armando Melgar Bravo, entonces, si fue idea de él o de Zamora lo de la sanción a las aerolíneas que no den un trato digno a los usuarios de avión en caso de quedarse varados por error de la empresa aérea porque ambos, en una retórica muy igualitaria, se andan parando el cuello con lo mismo. Mientras, hay que seguir escuchando los informes hasta poder entender el origen del discurso mitómano que abanderan los políticos.

 

Manjar

Dicen las malas lenguas que Roberto Rubio subirá a la presidencia del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). El cambio, de ser así, ¿podría significar la salida ya rumorada de Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado y actual presidente del PVEM? Todo parece indicar que, de ser así, quien encabezará la alianza PAN-PRD en Chiapas será Lalo. Lo que sí es que a Rubio le están aventando casi un cadáver que intenta dar patadas de ahogado, pero que con los lineamientos desde la nacional no se ve como reviva. #Aúnhaymás  // La recomendación de hoy es el libro Tartarín de Tarascón de Alphonse Daudet y el disco Material sensible  de Joan Manuel Serrat. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

No hay comentarios

Tu opinión cuenta!