Pies para qué los quiero. Diputada María Olvera.

0
182

Noé juan Farrera Garzón

La sesión del Congreso chiapaneco transcurría con placidez, como todas las sesiones. Uno peroraba en la tribuna y solo uno o dos lo escuchaban. Los demás diputados dejaban pasar el tiempo de manera despreocupada; cuando se asoman los reporteros y periodistas de Chiapas en pie de lucha, encabezados por Silvano Bautista Ibarias, quienes se manifestaron en contra de la demanda interpuesta por daño moral, por la diputada María de Jesús Olvera Mejía contra el periodista Silvano Bautista antes mencionado.

Conforme ingresaron al recinto parlamentario los informadores, la diputada María Olvera se dijo: ”pies para los quiero”  ,tomó su bolso con sus carpetas y salió huyendo del salón de sesiones. Encabezados por el periodista Bautista Ibarias, los manifestantes cuestionaron a líder Eduardo Ramírez Aguilar respecto al ejercicio de la libertad de expresión en su modalidad de la libertad de prensa. Ramírez Aguilar se hizo el ignorante al alegar que desconocía el asunto y solo pidió a la diputada dar la cara para aclarar el asunto.

Sucede que la diputada Olvera se ensució con sus propios actos presuntamente delictuosos y de los cuales hay denuncias ante las autoridades correspondientes. Hubo un reportero que los documentó y un medio de comunicación que los hizo públicos. En su coraje la Olvera Mejía pensó: ¿quién me las paga? ¿con quién me limpio? Y al que consideró que era el enemigo más “ facilito” fue el periodista Silvano Bautista Ibarias. Tan fácil como comerse un flan, demandó por daño moral al escribidor y pidió al juez un resarcimiento de cinco millones de devaluados pesos.

“Solo que la criada le salió respondona”. Silvano Bautista dio a conocer la arbitrariedad que trataban de colgarle y el gremio de informadores, como un solo ser humano se solidarizó con él y se lanzaron a la lucha. Hay que imaginarse un gremio amenazado por cualquier “hijo de vecino” por daño moral y una lanota. Estarían como perros apaleados.

En este mismo contexto, el diputado Hugo Pérez Anzueto, líder de la fracciíon prísta en el Congreso del Estado, también se declaró ignorante del caso, tanto en el aspecto de la demanda como de las imputaciones delictuosas de la diputada Olvera.

Declaró que la fracción priísta averiguará respecto de los posibles delitos y si existen casos concretos, y de ser ciertos,  los diputados locales chiapanecos del partido tricolor, se deslindarán totalmente de la diputada Olvera Mejía.

La diputada tiene acusaciones por fraude, asociación delictuosa, motín, intento de homicidio, falsificación de documentos y ser al mismo tiempo chiapaneca e hidalguense. Tiene dos actas de nacimiento, una de Hidalgo y una de Chiapas, cada una con su respectivo CURP.

Falta la voz del senador Roberto Albores Gleason, ya que es presidente de la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez, y es incongruente que en la propia tierra del doctor Belisario Domínguez Palencia, que su lema era: “libres por la palabra libre”, se den estos bochornosos casos protagonizados por su compañera prísta.

No hay comentarios

Tu opinión cuenta!